Desgaste prematuro

Si algo nos sobra en MESTRA son las anécdotas.  Ayer llamó a la empresa el propietario de un chorro de arena T2, diciendo que la boquilla fija no soplaba con suficiente fuerza. Nuestro técnico le preguntó que cuál era el diámetro de salida de aire, a lo que el cliente respondió que unos 5 ó 6 mm. Si tenemos en cuenta que el diámetro nominal de la boquilla es de sólo 3 mm.  estaba claro que el desgaste era la causa del problema.

 

De inmediato el cliente se quejó:  “¡No puede ser!. ¡Tengo el chorro desde hace sólo tres meses!. Además, cuando lo compré ya estaba así”.  De inmediato sonaron todas las alarmas internas de MESTRA. No es posible que en sólo tres meses de uso se desgaste una boquilla de carburo de boro, (material 10 veces más duro que el tradicional tungsteno usado por otros fabricantes). ¿Se trataba de un problema con el lote de fabricación? ¿Cuántas unidades más estaban afectadas? ¿A quién les habían sido vendidas?.

Después de solicitar el número de serie al cliente para así poder trazar el producto y el lote, nos dimos cuenta de que aquel bastidor se correspondía con una máquina vendida en septiembre de 2008.  ¡Más problemas! ¡Nuestro riguroso sistema de trazabilidad también estaba fallando!!!!!!.

Por fortuna, al final encajó todo: contactando de nuevo con el cliente nos confesó que había comprado el chorro de segunda mano hace unos 3 meses por Ebay.  Pero esto sí que nos dejó muy claro: el vendedor le aseguró que prácticamente no la había usado.

Así de fácil compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *